miércoles, 13 de enero de 2010

UN PECECILLO...

El otro día hablando con un "pececillo" me dijo que cuando quedas con alguien es "quedar". Pero si ese alguien te gusta, entonces es tener una cita.

Caray! mi lenguaje no es tan rico parece ser. Me hizo gracia ese matiz, sinceramente no lo había pensado. Quedar con alguien es quedar, y quedar con alguien también es tener una cita. Todo esto vino a cuento de que me contara que quedó con una chica, y yo le preguntara ¿Y qué tal tu cita?, y me contestara "no fue una cita...". Pececillo...pececillo... Olivia...Olivia...

En fin, solo una vez un pez (de color) me preguntó, antes de vernos en persona "¿Lista para tu cita de esta tarde?", ja! creo que sentí un grado más de compromiso al leer ese mensaje. Suena como a algo ineludible. De echo enfatizó con un "aunque caigan chuzos...", y ahí como un clavo que estuvo (y estuve). Yes, yes, y me gustó, no lo voy a negar (era un pez de color, jajaja...).

La cuestión es que como ya no hay pez de color que asome por el momento, y la sirena (mua) se toma eso de surcar los mares con tranquilidad, no hará mucho que después de tomar un poco el sol se zambulló (qué palabra más curiosa y bonita... zambuhír, zambulló... ¿a que suena rara? jaja) y se topó con un pececillo aún sin color que se aprecie. Dentro de un par de días quedaremos, y veremos si nos caemos bien ya en persona. Que hasta ahora, la experiencia ha sido buena, tienes la ligera ilusión (pa que engañarnos) de quien sabe dar con alguien "especial", mejor dicho, con quien surja ese feeling y no se diluya por el camino (como...ejem...el pez de color) pero si no, por lo menos pasar un rato agradable. Sin parecer alguien extraño, o que te lo parezcan. Y quien sabe, grandes amistades salen de esta guisa, me consta. No solo con el sexo opuesto, me consta también.

No sé... es como si alguno de vosotros digamos los mas conocidos (que os tengo calaos, aunque no me pasee todos los días ni vosotros por aquí), me dijera "Olivia, ¿quedamos?", si puedo (que esa es otra, ja! luego ando más liá y los demás también... - vecina, Tesa, no se me olvida!!! un viernes de estos no te me escapas, jeje - ) no me resultaría extraño... aunque todo lo hace el tiempo, y el "contacto".

5 comentarios:

Lala dijo...

Mujer, tener una cita es quedar en un lugar a una hora. Pero sí es cierto que en el lenguaje este normal, jaja, sí que tiene una cita ese carácter de ganitas de un escarceo amoroso (escarceo, te gusta el palabro?) :D
De hecho, no le pides a una amiga una cita (a no ser que te guste tu amiga) y sí que te citas con un chico.
Peeeero, fíjate que hay otras citas a las que no acude una más que con cara de "si pudiera lo mataba", jajaja, sí, la cita con el ginecólogo, con el dentista, con...
Jajajaja!


Un besito y feliz cita ;)


Lala

Winnie0 dijo...

Llámalo como te dé la gana...¡pero que es pececillo empiece a dejarse ver..y oler...y...! Digo yo,...jaja Besos Olivia

Olivia dijo...

LALA: Efectivamente, algo así había escrito en el borrador y luego no lo añadí. Una cita con una amiga, según como, pues no es lo mismo que con un amigo, y si la persona te gusta, pues entonces...jajaja...que tampoco es lo mismo la cita con el dentista (chica, me leíste lo que quería haber escrito, lástima que no lo añadiera).

WINNIE: Digo yo, que nos dejaremos ver, ja!

carlosmxax 2.4 dijo...

jajaja
extraño texto
no pude parar leer para ver donde me llevava
bueno

salu2

Olivia dijo...

CARLOS: Claro, parecerá extraño...lo se, jeje. Hay un enlace en la frase pez de colo que a lo mejor te desvele un poco (aunque a lo mejor no hace falta) lo que "cuento". Besitos.