miércoles, 4 de febrero de 2009

ENTRE PARÉNTESIS....

Madreeeee...!!! estos días entre la tensión que me esta entrando (llamese, responsabilidad por estudiar... ni muy a última hora, pero tampoco con mucho tiempo de antelación), el sueño que tengo (que no se que pasa, últimamene duermo fatal, mejor dicho... no descanso mientras duermo... inciso: y el puñetero ruido que hace la calefacción mientras esta encendida, que la apago cuando me voy a la cama pero si Gali esta aún por allí con su chico tampoco es plan de dejarles en frío, bueno sí! que coño! sobre todo si van a estar pasada la media noche en casa y yo que ya estoy en mi cama), esta sensación en plan sensibilidad a flor de piel y a veces con cualquier chorrada sensiblera me entran ganas de llorar en plan "un abrazo por favor!" (cosillas que pasan y no pasan precisamente, pero que pulúlan dejando en el aire un "algo" que aún esta por verse...y es que ya estamos en febrero... Y como hizo Miranda con Steve en Sexo en Nueva York -la película- , es algo así como reencontrarte con alguien en un punto determinado sabiendo que lo pasado, pasado está y lo siguiente de ambos depende... digamos que mucho ya digo con "ya veremos"), y mi renovado espíritu de llenarme con cosas positivas, yo misma positiva, para atraer a lo positivo y a lo negativo que le den (sea sé que si me dan por saco, que si me hacen daño, simplemente alejarme de lo que lo provoca mientras lo siga haciendo - ja! quien mas y quien menos te puede hacer daño incluso sin querer, pero... las cosas se ponene en su lugar siempre- y hasta entonces mejor cuidarse a uno mismo) lo cual me hace ver las cosas con un tono como la misma palabra lo dice "positivo" (y si se me va la pinza, ejercicio de concentración, ja! "vuelve Olivia, vuelve...aquí y ahora...", jajaja). Estoy como si me hubiera tomado tres tés (que ya me di cuenta que me quita el sueño, ja!) o un café bien cargado (que me pone como costalillo de nervios por no estar acostumbrada a él).

En serio... necesito una tarde en la que no tenga absolutamente nada que hacer, tenga el teléfono apagado, y sin pensar en nada. Que pueda dedicarme a retozar en el sofá simplemente descansando, haciendo zapping, leyendo un libro, viendo una peli, durmiendo... Y después, el resto ... un poco de distracción que también viene bien para el cuerpo y el espíritu.

El otro día mi amigo Casti me definió como una romántica utópica. En los tiempos que corren eso ya no está en uso, yo a eso le llamo ser fiel a mis sentimientos. Aunque claro, principes azules no existen, y caballeros muy pocos. Y de los pocos, suerte con que algunos sean valientes o decididos. No pierdo la esperanza pero... la confianza queda maltrecha, y dolorida.

6 comentarios:

Penélope dijo...

Anda! Tómate esa tarde! Total, qué vas a perder por eso???
Nunca te ha apetecido irte un sábado tú sola a algún lugar perdido y volver el domingo? Ya sabes, para estar con una misma, en un hotelito de esos monísimos de la muerte en la naturaleza...
A mi me apetece, ya ves.

Ahh, y el romanticismo no es una utopía, doy fe.


Un besito


P

anapedraza dijo...

UMMMM, caballeros sí hay, a veces los ves y a veces no. Generalmente hay más de lo contrario.

Siempre después del temporal llega la calma, no te preocupes que el fin de semana está a la vuelta de la esquina.

MIGUEL

Ramón de Mielina dijo...

un buen paseo con un helado de fresa y chocolate. 1 vez a la semana mínimo.

ALMAGRISS dijo...

Hoy me has confundido, menos mal que hay por ahí alguien que tiene más cacao mental que yo, jejeje...
En cuanto al romanticismo... ein? ¿qué era eso?
Besazos

Tesa dijo...

A superar el viernes ...y pronto llega el finde.

Olivia dijo...

Gracias chicos, jajaja...que estoy con falta de sueño. Eso es lo que me pasa!!! y sí, una buena distracción en plan Helado de fresa como dice Ramón, jaja.

Almagris: Hija, ahora me has dejado preocupada...¿Tu crees? jajaja. Pienso mucho a veces, ese es el problema.